domingo, 21 de agosto de 2016

El camino del artista para padres



El verano suele ser un buen momento para leer, y yo para este verano he elegido libros para padres, madres o educadores que tenía pendientes.
El camino del artista para los padres ha sido uno de los que más he disfrutado.
Después de escribir "El camino del artista", un libro que invita a descubrir y disfrutar el artista que todos llevamos dentro, Julia Cameron escribe este segundo libro dedicado a cómo los padres y madres podemos acompañar a nuestros hijos e hijas en el desarrollo de su creatividad.

"Ser padres es una gran aventura. Despertar el sentido de la curiosidad y el asombro de tu hijo te ayuda a despertar el tuyo. Despertar tu propia sensación de curiosidad y asombro te ayuda a despertar la de tu hijo."

Así comienza Julia Cameron su libro de 12 capítulos para cultivar habilidades necesarias para dejar desarrollar tu creatividad y la de tus hijos.

Seguridad, Curiosidad, Conexión, Límites, Expresión Personal, Inventiva, Toma de Conciencia, Concentración, Descubrimiento, Humildad, Independencia y Fe, es por donde te lleva "El camino del artista para los padres" en su lectura.

Julia Cameron trabaja, rodeada de artistas, y es madre de una hija. Desde su propia experiencia personal ha reflexionado mucho sobre el desarrollo del artista que todos llevamos dentro. En su infancia, en la casa de su padres, ella y sus cuatro hermanos siempre tuvieron la posibilidad de explorar todas las artes libremente, ella ha procurado lo mismo para su hija y es lo que de manera tan cercana expone en su libro.

Sin mencionar ninguna de las que ahora llamamos "Pedagogías Alternativas", ni hablar de la cada vez más nombrada "Crianza con Apego" o "Slow Parenting", el libro es afín a todas ellas.

Julia Cameron trata siempre al niño/a desde el respeto y procurando su libertad, para Julia dejar que los hijos/as crezcan es como plantar un jardín:

- Plantamos semillas
- Arrojamos ideas y propuestas
- Proporcionamos la zona de seguridad
- Pero no podemos forzar el nacimiento de la flor
- Debemos estar cerca sin estar encima

Comienza primero hablando de nosotros, los padres y madres, y de cómo cuidarnos y mantener nuestro propio yo es totalmente necesario para poder disfrutar de la maternidad y paternidad. Además cuando nos dedicamos un tiempo a nosotros mismos con frecuencia, nuestros hijos también ven el ejemplo del autocuidado.

Tiempo para tus hijos y tiempo para ti

Considera importante el entorno que generamos en el hogar, si es facilitador del desarrollo de nuestros hijos o no. Propone no tener demasiados estímulos, demasiados juguetes, demasiados objetos, y los que tengamos que estén bien seleccionados y a su alcance.
A mi personalmente me ha encantado la idea de un "rincón de la creatividad" donde guardar todas estas cosas que en algún momento pueden servir, recortes de revistas, rollos de papel higiénico, hueveras, telas ... Un lugar donde el niño o niña puede ir libremente y hacer lo que le sugiera aquello que vaya encontrando allí.
El juego es una necesidad, así que nosotros los padres debemos poner la materia prima con la que explorar y luego permitirles volar su imaginación.

"Niños que se expresan con libertad, serán adultos creativamente libres.
Niños a los que se controla su juego, serán adultos que cuestionan sus instintos"

Y a partir de esta base, se propone diferentes acciones para ayudar a nuestros hijos/as a conocerse, a conectar con lo que sienten y con el entorno que le rodea.
Así propone, por ejemplo, visitar espacios naturales, cultivar plantas en casa, pasear a diario...
Lanza la idea de planificarnos para poder realizar al menos una vez a la semana una de estas actividades, y al menos una vez al mes una actividad que consideremos especial para nuestros hijos/as.
Además considera importante un estilo de vida sano, dieta saludable y algo de deporte.
Y por supuesto hablar mucho, dialogar con ellos todo el tiempo y dejarles que se expresen sin juzgar ni corregir.
Nos invita a que documentemos esta parte de la vida que luego olvidamos, a que creemos  con fotos impresas lo que ella llama "albumes del recuerdo" con nuestros hijos como protagonistas. Esto nos ayudará más adelante a recordar como fue su infancia, y a ellos a conocerse mejor.

Estas propuestas y muchas más siempre respetando los ritmos de los niños y sus tan necesarias rutinas y límites.


Al menos una vez al mes, realizar con nuestros hijos/as actividades especiales, visitas a museos, exposiciones, jardines, parques...


Y como no podía ser de otra manera, en este libro también tiene su espacio la lectura y el momento de contar cuentos en casa.
Julia Cameron las presenta como dos actividades importantes dentro del capítulo "Cultivar la toma de conciencia".
Señala como los niños y niñas aprenden la idea de leer mucho antes de aprender a leer, siempre que en casa tengamos como rutina leer a diario. Leer nosotros y leer con ellos. Ella habla de leer antes de ir a dormir como una rutina que debería estar instaurada en todos los hogares.
Es una idea que yo también comparto, pero es posible que en algunas casas la hora de irse a la cama necesite de otros rituales en los que no entra el cuento. Así que igual debemos buscar en nuestras rutinas diarias cual es el mejor momento para compartir un cuento con nuestros hijos y hacerlo a diario.
Pero no sólo leer el texto de nuestro libro preferido, también es importante contar cuentos, y esto a veces implica que nos inventemos las historias, sin ningún temor. Los cuentos que nos inventamos para contar a nuestros hijos/as no tienen que ser "buenos" tienen que ser historias, a veces nos inventamos cuentos con personajes favoritos, otras veces contamos historias que nos pasaron a nosotros cuando éramos pequeños y otras veces escuchamos, porque también ellos tienen cosas que contar.
En definitiva, la magia de contar cuentos sólo existe por un momento, entre el narrador y el espectador, cuando nos conectamos como seres humanos de un modo ancestral y primitivo. Una parte hablando y otra escuchando, las dos partes están activas y al compartir, conectamos.

Igual que el resto de sus cosas, los libros deben estar al alcance de nuestros hijos/as y en varios lugares de la casa, para que ellos/as puedan leerlos cuando sientan ganas.



Para mi, este es un libro para leer despacio y con un cuaderno al lado para la reflexión y el recuerdo. Pero no sólo una vez, sino varias en las diferentes etapas del desarrollo de nuestra maternidad y paternidad, por eso en casa ya está en la lista de nuestros libros de cabecera.

¿conocéis este libro? ¿queréis compartir vuestras impresiones? Me encantará leer tus comentarios. Muchas gracias!! :)


Feliz Lectura



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios son muy bien recibidos, te animas?