domingo, 2 de octubre de 2016

Pequeña cajonera para Grandes Cuentos


Bienvenido Otoño, te estamos esperando. Se supone que en estas fechas los días se hacen más cortos, comienza a refrescar, hay lluvia.... Comenzamos también las rutinas que nos acompañarán todo el invierno y empezamos a pasar más tiempo en casa.
Esto no está siendo del todo así porque el buen tiempo sigue con nosotros y después del trabajo y el cole apetece aprovechar hasta el último rayo de luz en la calle.
Así que nos da un poco más de tiempo para prepararnos para las largas tardes de invierno.
Hoy quiero compartir una propuesta de cuento.

¡Una pequeña cajonera para crear grandes cuentos!

Leer, cantar, contar y escuchar cuentos es fantástico, hablamos de ello en cada entrada del blog.
Pero inventarnos nuestros propios cuentos también tiene sus beneficios y divierte mucho muchísimo.
Cuando un niño/a tiene el hábito de leer y escuchar cuentos, su capacidad para inventarse historias es asombrosa, y como adulto observar como el niño/a va usando ideas de uno y otro cuento y mezclándolas todas con las suyas propias, es muy gratificante.

El niño/a inventa sus propias historias cuando juega solo con sus juguetes, a veces cuando conversa con nosotros y nos vamos inventando algo de manera espontánea, y otras veces necesitamos partir de algo para provocar esa situación.

Para estos momentos sirve la pequeña cajonera, la cajonera en sí, la compre en el Tiger, ocupa muy poco y tiene lo necesario para crear grandes historias.

En cada cajón he metido diferentes elementos que necesitamos para hacer una historia:

- Personajes
- Objetos
- Lugares
- De la trama ya nos ocupamos nosotros cada vez que abramos la cajonera.

Esta es nuestra cajonera, que por supuesto puede ir cambiando dependiendo de los intereses de los niños/as en cada momento, o del cambio de estación o de la cercanía de una fecha señalada, cualquier excusa es buena!.
Nuestros pequeños cajones quedaron así:





1. Plastilina.
o cualquier otro material que se pueda moldear.
Necesario si vuestro hijo/a está en un periodo en el que disfruta creando sus propias figuras.

Puede crear personajes, pero también lugares, objetos llenos de magia....













2. Marionetas de dedo

muy útiles para crear nuestro teatrillo, elegir qué personaje va a formar parte de la historia, el tigre, el león, el elefante, todos....















3. Pegatinas

Otra opción son las pegatinas, y
aquí se abre otra vez todo un mundo de posibilidades tan amplio como clases de pegatinas hay en el mercado.
¿cuales son las preferidas de tu hijo/a?












4. Elementos Naturales

Por supuesto, cuantos más cajones con elementos naturales tengamos mucho mejor para el desarrollo de nuestros hijos.
A casi todos los niños/as les gusta coger palos y piedras del parque, son pequeños tesoros que guardan con cuidado.
Podemos ponerlos en uno de nuestros cajones y dejar volar la imaginación porque estos objetos pueden ser absolutamente todo.
También tenemos la posibilidad de pintarlos, de ponerles lanas de colores, de unirlos...








5. Recuerdos de otros lugares.

Si atesorar palos y piedras de nuestro parque habitual gusta, traernos recuerdos de lugares donde no estamos normalmente todavía gusta más.
Si nos vamos a la playa, o si nos vamos al río, al pantano o a la montaña, seguro que encontramos algo que nos cabe en el bolsillo y que luego podremos utilizar en nuestras historias.












6. Minipuzzles DIY

En el útlimo cajón he añadido puzzles de tres piezas con dibujos que ya reconoce.
Hacer el puzzle para averiguar que hay ahí y luego decidir si usará alguno.











En esta ocasión los objetos de dentro de los pequeños cajones los he puesto yo, para crear el efecto sorpresa, y para poder entender el funcionamiento de la cajonera.
Para los siguientes cambios de objetos podremos seguir usando la sorpresa o implicar a los niños/as en la decisión de que poner.

Para niños/as un poco más mayores resulta muy interesante proponer un tema, por ejemplo, ahora, el Otoño, y tenerlo presente para la recolecta de objetos que meter en los cajones. Y conservar el efecto sorpresa en otra variante del juego, digamos, sacar los objetos con los ojos cerrados y unir lo que salga.

Por supuesto, mi propuesta es siempre consensuar con el niño/a las normas del juego, como a él/ella le apetezca jugar, que puede ser cada vez de una manera, y acompañarlo en la creación de la historia procurando intervenir lo menos posible.

Consiste en crear jugando y jugar contando. 
No debemos olvidar que lo más importante es DISFRUTAR.


En nuestra primera historia había peces de colores hechos de plastilina y sus amigas las conchas en el fondo del mar. ¡Toda una aventura submarina!

Como siempre, espero que lo disfrutéis y que os sirva de inspiración.


Felices Creaciones!!

3 comentarios:

Los comentarios son muy bien recibidos, te animas?